ClaretHatillo

23 de Octubre de 2014

Actualmente se habla mucho de Proyectos Educativos y se exige a cada plantel tener su propio proyecto educativo.

Esto ocurre tanto a nivel nacional (Planteles oficiales, colegios católicos, colegios privados en general), como a nivel internacional (en sintonía con las líneas maestras de la UNESCO). Y no hay duda que le da una fuerza mayor y más relevante al Proyecto educativo el hecho de que sea un fenómeno mundial (aunque solo sea por el argumento de autoridad).

Sin embargo, en el Colegio Claret de Caracas debemos declarar, con toda humildad y con toda sinceridad cuantos hemos participado en su elaboración que no lo hemos hecho por cumplir con un mandato o una norma, menos aún por seguir una moda, sino por convicción personal de todos y cada uno de que necesitamos imprescindiblemente – hoy más que nunca- de un Proyecto Educativo- Pastoral, para tener claros y bien visualizados

La realidad en que nos encontramos, para conocerla y, a partir de ahí, transformarla

Los principios y raíces de un Colegio Claretiano, o sea nuestra identidad

Los grandes objetivos que guiaran nuestro trabajo y marcaran las metas que queremos alcanzar

Y los medios, acciones, estrategias, opciones o principios operativos de que nos serviremos para alcanzar estos objetivos.

Es decir, todo eso que en planificación se ha convertido hoy en día en el camino para el cambio, la superación y el éxito.

Este Proyecto Educativo- pastoral es el fruto de un largo trabajo a lo largo del año escolar 1997-1998. Se consulto por medio de encuestas a alumnos, ex alumnos, docentes y representantes, trabajaron en él directivos, profesores, psicólogos y orientadores del Colegio, y en forma muy significativa algunos representantes a través de la Junta Directiva y de la Comisión de Actualización Educativa, con representantes expertos en educación.